ropa de fiesta

¿Cómo saber que vestido me queda mejor para irme de fiesta?


¡Te vas de fiesta! Abres tu ropero y te das cuenta que ya es hora de hacer algunos ajustes en tus prendas. Hay que innovar, recuerda que la ropa es tu segunda piel y puede decir de ti mucho más de lo que te imaginas. Ahora que has decidido renovar tu closet es buen momento para que tengas en cuenta ciertas consideraciones, como por ejemplo la forma de tu cuerpo.

¿Eres alta o bajita? ¿Tu cuerpo tiene forma triangular o más bien parece un reloj de arena? Conociendo la forma de tu fisonomía ya es más fácil elegir aquel vestido que va a encajar a la perfección con tu peinado especial. No importa si te enamoraste locamente de un determinado conjunto, si este no se moldea a tu figura no vas a lograr irradiar el mismo impacto. La idea de un vestido es que te ayude a sobresaltar aquellas partes de tu cuerpo que son más atractivas. Si no sabes cómo hacerlo, a continuación te vamos a dar las claves para que encuentres tu vestido ideal, ese que va a convertir tus momentos ordinarios en momentos mágicos.

Cuerpo con forma triangular

Te darás cuenta si tienes esta forma si tus hombros son más estrechos y finos que el área de las caderas, los glúteos y las piernas. Si ya sabes que tu cuerpo tiene esta figura de triángulo te recomendamos los vestidos de fiesta ligeros, aquellos que no son tan ajustados en la zona de la cintura, esto con el propósito de disimular el ancho de las caderas. Entre las opciones que tienes disponibles están los vestidos de corte imperio..


Cuerpo con forma de triángulo invertido

Como ya te podrás imaginar, este caso es contrario al anterior: espalda ancha, pecho voluminoso, caderas y piernas delgadas. Para estos cuerpos, la mejor opción es un vestido de fiesta que llame la atención hacia la zona de las caderas y le quite protagonismo a los hombros. La mejor alternativa para lucirse en las fiestas es con un vestido cuya parte de arriba sea sencilla, con líneas verticales y que incluya cualquier adorno en la parte inferior.


Cuerpo con forma de reloj de arena

Si tienes los hombros y las caderas casi que de la misma proporción, y si tu cintura es estrecha y presenta curvas bien definidas entonces puedes decir que estás entre el grupo de mujeres afortunadas. En estos casos cualquier vestido que elijas se te va a ver genial, sin embargo puedes intensificar la fuerza de tu impacto siguiendo ciertos parámetros. Como tienes curvas de infarto, la idea sería resaltarlas con vestidos semi-ceñidos que resalten la forma de tu cintura. Los modelos ajustados, con los hombros descubiertos, o los vestidos estampados son excelentes alternativas para lucir en los eventos sociales.


Cuerpo con forma redonda

Como lo indica su nombre, estos cuerpos presentan una forma redondeada, excepto en brazos y piernas, ya que son delgados y tampoco hay mucha cintura. Como lo que queremos es desviar la atención del torso, vamos a buscar vestidos de fiesta que no sean demasiado ajustados ni que tampoco tengan grandes y llamativos estampados. Para estos casos, recomendamos los vestidos ligeros y en colores lisos al igual que los vestidos con líneas verticales.


Cuerpo con forma rectangular

Estas formas se caracterizan por ser muy rectas, con idéntica medida de hombros y caderas, además la cintura es algo ancha. No son frecuentes las mujeres con este tipo de cuerpo que tengan un busto sobresaliente. El vestido de fiesta aquí deberá intentar crear curvas y realzar la figura con estampados; recomendamos las telas finas que brinden mayor movimiento. Si tu cuerpo es de forma rectangular no dudes en elegir vestidos entallados en la parte superior, con falda vaporosa, o vestidos con cinturón.